Por: Maylen Paz Treto


Que su nombre represente a la Casa de Cultura local no es homenaje suficiente para un hijo, que aunque se alejó joven, dio de qué hablar de Sagua la Grande, e incluso de Cuba, en el panorama musical internacional de mediados del siglo XX.

Es que un acercamiento a la vida y obra de Enrique González Mántici impresiona por la intensidad de su labor en pro de crear en las masas sensibilidad hacia la música culta en una feliz mezcla con la música popular, porque, con uno u otro calificativo, era su gran pasión.

Sagua la Grande lo vio partir hacia La Habana con solo 9 años llevando consigo las instrucciones elementales en solfeo, piano y violín, que le valieron para ingresar en varios conservatorios que perfilaron su vocación. Una vocación que se mostró indiscutible cuando, con solo 10 años, alcanzó su primera medalla de oro acompañado del violín.

Fue desde ese entonces que se comenzó a mencionar su nombre en el prestigioso mundo de la música de conciertos, al que pocas veces aspiraban jóvenes que ejercían a la vez oficios secundarios para paliar la difícil situación económica.

La continuidad de sus estudios en la universidad como ingeniero y algunas becas que le fueron otorgadas en el extranjero quedaron truncas en una época tan convulsa para Cuba como la de los años 30. Unas veces porque la economía no lo acompañaba y otras porque el inmiscuirse en el efervescente movimiento estudiantil de la etapa le propinó algunos detenimientos.

El estuche de su violín transportó no solo el preciado instrumento sino petardos y fusiles desarmados que contribuirían con el derrocamiento de Gerardo Machado.

La composición y la orquestación estuvieron en complicidad con la lucha revolucionaria. La orquesta sinfónica, el movimiento estudiantil, la supervivencia, parecían marcar el vertiginoso tiempo de su vida como en una pieza musical.

Fundó la Orquesta Riverside, fue director de la orquesta de la emisora radial Mil Diez, fundó el Instituto Nacional de Música, llegó a ser director musical del circuito de radioemisoras CMQ, fue director musical de la Compañía de Ballet de Alicia Alonso. Pero, al unísono, militó en el Partido Socialista Popular, lo que provocó su salida del país hacia Rusia producto del enfrentamiento y las persecuciones durante el régimen de Batista.

Con respecto a su vinculación con el Partido Socialista Popular declaró a la Revista Cuba “ (…) es donde encuentro lo que había estaba buscando toda mi vida. El partido me hizo, me creó un carácter, me limó y yo, diría al rojo vivo. Comprendí allí qué era la clase obrera, qué es un reaccionario, qué es la explotación, qué era yo mismo. Es allí donde tuve la respuesta de todo lo que había ocurrido en mi vida.”

Una vez en Rusia no se detuvo, ingresó en el Conservatorio Shaiskosvki donde alcanzó resultados destacados al frente de orquestas afamadas y se consagró como el primer cubano en la dirección de una orquesta sinfónica en Europa.

Llegó a poseer tal renombre internacional que el periódico norteamericano Christian Monitor publicó en un artículo: “Enrique González Mántici no tiene reparos para expresar sus sentimientos comunistas y paradójicamente varias compañías norteamericanas patrocinan programas en los que labora su conjunto musical, quizás el más competente de Cuba”.

De regreso a Cuba funda la Orquesta de Aire dedicada a la música sinfónica para Radio, también fue director de la Sinfónica Nacional.

Pero no es el nombre de cada agrupación que dirigió o a la que perteneció, o los grandes lauros que recibió lo que más agradece Cuba a Enrique González Mántici, sino el cambio sustancial que introdujo a la orquestación que habitualmente realizaban las orquestas para radioemisoras al estructurar programas de concierto.

A 107 años de su nacimiento, Enrique González Mántici parece seguir batuta en mano frente a una herencia musical de alto valor estético que dejó a la música cubana de todos los tiempos.



Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

________________________________________________

Los DDHH en Cuba consagran la dignidad plena del hombre

Publicado: 10-Dic-2019

Cuba ha ratificado en múltiples ocasiones su invariable compromiso con la promoción y protección de todos los derechos humanos

Felicita a Sagua Primera Secretaria del PCC en Villa Clara

Publicado: 08-Dic-2019

Mensaje de la Primera Secretaria del Partido Comunista de Cuba en Villa Clara a Sagua la Grande en su aniversario 207

Comenzó la fiesta por la fundación de Sagua la Grande

Publicado: 08-Dic-2019

  El tradicional acto en el parque La independencia, recorrido por la ciudad, expoventas y presentaciones artísticas, entre otras actividades en la primera jornada

 

Por: Lisandra González Machado /  Fotos: Maylén Paz

   Una entrada a la ciudad, verde, identificativa, moderna... Pero las inclemencias del tiempo, y el ir y venir de la cotidianeidad que anula la cultura del detalle, deja a la imaginación que el símbolo de la ciudad sucumbe a un siniestro.


 

 

El Museo de la música Rodrigo Prats.

     Fundado en 1992, en la Calle Solís No. 157 entre Martí y Maceo, en Sagua la Grande, el Museo de la Música “Rodrigo Prats Llorens”, es una institución especializada en la historia del arte musical de  valiosos exponentes de la música cubana nacidos en la Villa del Undoso, como el flautista Ramón Solis Fernández, los maestros Jaime Prats Llorens, Enrique González Mánticci y el famoso cantante Antonio Machín, entre otros.

     En sus salas se atesoran colecciones líricas de partituras, documentos, fotografías originales, soportes fonográficos, instrumentos musicales y objetos históricos, de valor excepcional. Es la sede permanente del Grupo Lírico “Conchita Rodríguez”, además se realizan peñas de diferentes músicos del patio y conversatorios sobre la música cubana y sagüera.

     Esta institución ofrece servicios científicos como recorridos especializados y dirigidos, charlas, conferencias y consultas de fondos de animación artístico-cultural.


 

Emisora Municipal de Radio "CMES Radio Sagua"

Copyright © 2019. Todos los derechos reservados.

Calle Carmen Ribalta #160 esquina Libertadores. Teléfono (042) 66 4371.

 

Back to Top