"Tienduales" o "Viriendas"

 

 

Por: Lisandra González Machado

 

Hoy propongo "Riflexionar", a lo Zumbado, sobre Cuba, las tecnologías, la informatización de la sociedad y sobre las 4 patas del perro que solo pueden tomar un camino.

La nueva pandemia que azota a la humanidad ha provocado crisis, terror, cambios en la rutina y claro, en las formas de gestión de la economía y otros aspectos de la sociedad.

Cuba, aunque bloqueada, ha resistido la repercusión del tema como toda una dama. Las alternativas a los impedimentos, a los frenos externos e internos, se han hecho sentir. Una de ellas, las -tan ansiadas, aplaudidas, depositarias de confianza-, tiendas virtuales, mágicas respuestas a los ruegos de la modernidad del siglo XXI y luego, tan criticadas, insuficientes, deprimidas, decepcionantes, no operantes tiendas muy virtuales. "Riflexionando" como Zumbado, las definiría como "tienduales" o "viriendas".

Según la Ministra de Comercio Interior de la Isla, Betsy Díaz Velázquez, las solicitudes en las tiendas virtuales en Cuba "creció" 16 veces en el mes de abril en comparación con el primer trimestre del año, un comportamiento debido al aislamiento social orientado en el país y que ha repercutido, según ella, en la estabilidad del servicio, yo digo, que demuestra la improvisación y la poca  preparación para asumir el reto.

Pero, ¡claro que crece! Hablando en plata, eso es descubrir el agua tibia.

Si necesitamos distanciamiento social, evitar aglomeraciones, tumultos, o sea, colas, pero a su vez precisamos artículos de primera necesidad y de segunda y de tercera también, lo lógico es que busquemos refugio en esas opciones, cual sociedad de primer mundo, que aunque tarden 1 semana nos llevarán a la casa los productos que compramos, sin colas, sin molotes, sin violar las medidas higiénico-sanitarias y sin propagar epidemias. Este es el escenario ideal. Y ahí es dónde va acudir la inmensa mayoría.

Ahora bien, cuando personas capacitadas para determinados puestos con responsabilidad para decidir no piensan en los pros y los contra de sus proyectos, no los vislumbran en los escenarios más extremos, no calculan todas las posibilidades sin obviar los factores externos e internos, tecnológicos, humanos, entonces se necesitan capacitaciones con información actualizada sobre su trabajo o proyectos, estudiar el comportamiento de estos en el mundo, o sencillamente, algunas "con-bar-saciones" de esas con Liborio, que en resumidas cuentas es el sabio aquí.

Justificarse nunca es bueno y últimamente, respecto al tema, somos expertos. Que si los pedidos aumentaron, ¡claro!, que no todos los inconvenientes pasan por el factor tecnológico, que si los recursos humanos, que si la relación con el banco, que ciertas deficiencias, ¡a estas alturas!, que si los compradores virtuales realizan varias órdenes en el día, ¿en serio?

Es necesario redefinir los objetivos del comercio, que aunque sea virtual, la finalidad es vender y mientras más, mejor. ¿Cómo? Con más productividad, más eficiencia, control atinado, menos justificaciones y menos crear culpables por comprar mucho. Está bien la protección financiera al consumidor, pero eso es demasiado.

Es lógico, que luego de tantos desmadres, las "viriendas", por decisiones de "arriba" cerraran escalonadamente para “perfeccionar el sistema de gestión de inventarios y facturación”. Léase, para organizar el trabajo como es y evitar inconformidades, molestias e iras insultantes en los ya no tan "sinflictivos" usuarios o pueblo en general.

La idea de compras en línea es genial, moderna, rápida, segura, fácil, para estos tiempos veloces. Hablando en plata, es lo mejor que se ha inventado. Claro, lo mejor, cuando funciona bien y el pueblo pueda confiar en esta opción, ahora, para hacerle frente a la COVID-19 y luego, para simplemente hacerse más grata la vida.

 

Artículos anteriores:

¿Quién más que Cuba?

Martí, tantas veces nombrado

Eso habría que verlo compay

Del registro civil, notaría y otros demonios

La dolarocracia cubana

¿Truco o trato? o ¿Los trucos del trato?

¡Corre!, hay rebajas en la chopi

Íntimamente público y desprejuiciado

¡Qué clase tipo!

¡Trágame tierra, y escúpeme en Cancún!

Crónica de un aumento anunciado

{jcomments on}

 

📸Díaz-Canel a BioCubaFarma: «Salvaron al país y eso Cuba nunca lo va a olvidar»

Desde el capitalino Palacio de Convenciones y con la presencia del Primer Secretario del Comité ...

Aprueban uso en emergencia de Soberana Plus en población pediátrica convaleciente de COVID-19

El inmunógeno desarrollado por el Instituto Finlay de Vacunas  solo se aplicará a niños y ...

Canciller cubano destaca fracaso de operaciones injerencistas y desestabilizadoras contra la Isla

No pueden ocultar que en Cuba no tienen apoyo popular quienes responden al Gobierno que tanto nos ...

corona-virus

  Autor: Lisandra González Machado / Fotos: Diana Guirola de la Fuente

 Si usted camina por las calles de Sagua la Grande, notará que casi siempre están bien limpias, con algunos casos indisciplinados que contribuyen de manera negativa y luego son los primeros en criticar lo mismo. Esto quiere decir, que la labor de los servicios comunales en la ciudad funciona como un reloj, al menos en sus arterias principales, de los barrios, mejor no hablemos. Por eso no sé que pensar ante esta imagen desgarradora que avanza varios metros por la senda izquierda de la carretera que se aleja de la ciudad camino a Quemado de Güines. Pasando el Hospital Mártires del 9 de abril, el Centro de Aislamiento del Dengue y justo frente al conocido T-14 se acumulan, en el hierbazal de lo que sería el contén de la acera, gran cantidad de agujas de desecho. El riesgo biológico que eso supone es altísimo y más por una zona, que aunque pudiera pensar que no, es altamente transitada, por aquellos adictos a mantenerse en forma. ¿Qué pudiera pasar, si alguien se hincara con una de estas agujas? ¿Quién sería el responsable? ¿La escasez de recursos para comprar contenedores de desecho? ¿La persona encargada de arrojar los mismos, o aquel que tiene que transportalos hasta su destino final? ¿O el pobre doliente que tenía que mirar mejor por dónde camina?


 

 

Sagua la Grande en tiempos de Covid-19.

  


 

Fidel en Sagua la Grande.

Emisora Municipal de Radio "CMES Radio Sagua"

Copyright © 2021. Todos los derechos reservados.

Calle Carmen Ribalta #160 esquina Libertadores. Teléfono (042) 66 4371.

 

Back to Top