Por: Maylen Paz Treto

 

Armandito siempre fue tan buen estudiante que Nerdy, su mamá, no podía entender que ese talento se “desperdiciara” dando clases. Más de una vez intercambió conmigo para que le hablara y le hiciera cambiar de opinión, y así lo hizo con muchos otros.

Ella pensó que en la vocacional iba a cambiar de parecer, pero ahí se consolidó su inclinación hacia el magisterio. Hasta los profes que más lo admiraban le dieron consejos más de una vez

«Me tenían hecha una guerra. No era un capricho y no lo podían entender. Nunca olvido el día que fui a la entrevista al pedagógico. La propia profesora que me atendió me dijo que no entendía que con semejantes notas y viniendo de la vocacional terminara dando clases. No entendí y aún no entiendo por qué lo que para mi era fascinante para otros podía llegar a ser denigrante».

Su decursar por el Instituto Superior Pedagógico Félix Varela dejó huellas. El amor y las magistrales clases hicieron de ese sueño una realización sólida y fecunda en el Español y la Literatura. Y llegó a las aulas del preuniversitario sagüero cargado de aspiraciones, deseoso de entregarlo todo.

«Enfrentarse a estudiantes de la enseñanza media es un reto. Y cuando te paras frente a un aula tan joven piensan que no tienes la preparación suficiente. De demostrar lo contrario me he encargado a lo largo de los cuatro años que llevo de labor. Siempre intento enamorarlos y, para mi satisfacción, creo que lo he logrado, porque cuando brillan los ojos de esos jóvenes mientras leo un poema, o mientras preguntan mucho más, sé que lo estoy haciendo bien».

En muy poco tiempo Armando es profesor principal de la asignatura Español Literatura, ha sido distinguido como profesor de excelencia, ha obtenido desatacados resultados en eventos de la calidad de la clase a nivel municipal y provincial, ha tenido evaluaciones satisfactorias en cada curso académico, tiene a su cargo dos proyectos científicos y es además profesor adjunto de la sede universitaria municipal.

Parece poco resumido en breve espacio pero, tras cada logro, hay mucho tesón y horas de entrega. Sus últimos desvelos lo hicieron recibir recientemente la categoría de Máster en Estudios Teóricos y Metodológicos del Español Actual, diseñando un programa para facilitar el aprendizaje de las normas de la gramática a sus estudiantes.

«Siempre pienso en ver más allá de lo establecido, de lo básico, por eso creé un programa complementario para solventar las necesidades de los alumnos cuyo interés vaya más allá de lo elemental. Esta nueva experiencia en vida, a pesar del sacrificio que implicó, me regocija, pues a partir del nuevo curso podré ver en la práctica el fruto de tantas horas de esfuerzo».

Hoy Armando, por sus logros, es el orgullo de muchos alumnos del IPU Miguel Diosdado Pérez Pimentel de Sagua la Grande. Pero, más que eso, es el orgullo de una  madre que por fin entiende que ese talento no fue un desperdicio, sino que se empleó en la más útil de las virtudes: la enseñanza.

 

 

 

corona-virus

  Autor: Lisandra González Machado / Fotos: Diana Guirola de la Fuente

 Si usted camina por las calles de Sagua la Grande, notará que casi siempre están bien limpias, con algunos casos indisciplinados que contribuyen de manera negativa y luego son los primeros en criticar lo mismo. Esto quiere decir, que la labor de los servicios comunales en la ciudad funciona como un reloj, al menos en sus arterias principales, de los barrios, mejor no hablemos. Por eso no sé que pensar ante esta imagen desgarradora que avanza varios metros por la senda izquierda de la carretera que se aleja de la ciudad camino a Quemado de Güines. Pasando el Hospital Mártires del 9 de abril, el Centro de Aislamiento del Dengue y justo frente al conocido T-14 se acumulan, en el hierbazal de lo que sería el contén de la acera, gran cantidad de agujas de desecho. El riesgo biológico que eso supone es altísimo y más por una zona, que aunque pudiera pensar que no, es altamente transitada, por aquellos adictos a mantenerse en forma. ¿Qué pudiera pasar, si alguien se hincara con una de estas agujas? ¿Quién sería el responsable? ¿La escasez de recursos para comprar contenedores de desecho? ¿La persona encargada de arrojar los mismos, o aquel que tiene que transportalos hasta su destino final? ¿O el pobre doliente que tenía que mirar mejor por dónde camina?


 

 

Sagua la Grande en tiempos de Covid-19.

  


 

Emisora Municipal de Radio "CMES Radio Sagua"

Copyright © 2021. Todos los derechos reservados.

Calle Carmen Ribalta #160 esquina Libertadores. Teléfono (042) 66 4371.

 

Back to Top