Rejuvenecida y fiel a su historia y tradiciones, Santa Clara llegó este 15 de julio a su aniversario 330. Una ciudad Santa y Clara donde convergen poetas y trovadores, hombres y mujeres de la cultura, las ciencias, las industrias, personas marcadas por su amor a la libertad.

Santa Clara abrazó en esta fecha como una madre feliz a sus hijos e hijas, con la certeza de que el tiempo deja una huella imperecedera en un lugar donde siempre hay que regresar para seguir soñando.

Fundada al pie de un tamarindo en la Loma del Carmen, en una misa realizada por familias que llegaron hasta aquí desde la Octava Villa, San Juan de los Remedios, Santa Clara ha transitado por páginas gloriosas.

Ahí están Miguel Jerónimo Gutiérrez y Leoncio Vidal Caro, en las gestas independentistas. Y Doña Marta Abreu de Estévez, patriota y benefactora, aportando su fortuna a la causa de la independencia, y fundando sitios que hoy perduran, como el majestuoso Teatro La Caridad.

Aquí está Santa Clara, donde cada amanecer y al llegar la noche, se escucha el trino de las aves que reposan en las copas de los árboles de su Parque Central.

La Santa Clara de la familia de los Anido, la maestra Nicolasa, Carolina Rodríguez, la madre santaclareña de Martí, quien con más de 70 años trabajaba como tabaquera en el exilio y aportaba parte de su ínfimo salario a la libertad de Cuba.

Es la Santa Clara de jóvenes como Chiqui Gómez Lubián y Julio Pino Machado, quienes entregaron sus vidas en esta tierra santa y gloriosa.

La Santa Clara liberada por el Che, el Comandante, el Guerrillero argentino cubano que hizo suya esta ciudad desde aquel diciembre de 1958, cuando todo el pueblo lo acogió como un hijo que bajaba desde la Sierra Maestra para protagonizar la gran batalla libertaria en el centro de la isla.

Es la misma Santa Clara abierta e inclusiva del Centro Cultural El Mejunje, donde la igualdad, el respeto a los demás, y la buena cultura se adueñan de este lugar donde cantan trovadores, soneros, boleristas, repentistas, donde llegan los amantes del teatro y la danza, y el cine, y donde se reúnen niños, jóvenes universitarios y personas de todas las edades en ese gran abanico multicolor que es Cuba para seguir apostando por un país mejor.

Es la misma ciudad de hijas e hijos anónimos que transitan por ella, amándola, cantándola, haciéndole versos, queriéndola mejor, más bella, más altiva, para celebrar otros tres siglos y muchos más en esta ciudad de Marta Abreu y el Che Guevara que sigue creciendo con su historia y que seguirá caminando, orgullosa, hacia el futuro.

Tomado de CMHW: http://www.cmhw.cu/en-villa-clara/20705-santa-clara-que-renace-audio

{jcomments on}

corona-virus

  Autor: Lisandra González Machado / Fotos: Diana Guirola de la Fuente

 Estos baches, cual portales a otra dimensión, abundan en las bicentenarias calles del centro histórico de Sagua la Grande. Algunos, ya mostrados en esta sección, se etiquetaron y destacaron con vallas protectoras para evitar accidentes, o se bloqueó completamente una cuadra (Marta Abreu / Céspedes y Solís), otros más modernos y dinámicos se hacen sentir con una bolsa plástica sujetada a un madero, por aquello de la visibilidad nocturna versus carencias de pinturas reflectivas o luces de neón. Pero, otros, se han convertido en los más osados cuando; por miedo, claro, ante los curiosos inquietos que quieren investigar qué guarda Sagua por dentro, son cubiertos por señales de tránsito que prohíben la entrada ¡Ojo! Fíjese bien y no se confunda, es una señal de "Entrada Prohibida".


 

 

Sagua la Grande en tiempos de Covid-19.

  


 

Emisora Municipal de Radio "CMES Radio Sagua"

Copyright © 2021. Todos los derechos reservados.

Calle Carmen Ribalta #160 esquina Libertadores. Teléfono (042) 66 4371.

 

Back to Top