Por: Aliurka Abrahantes Arenas


Directores de escuelas de Sagua la Grande desarrollarán este miércoles y jueves el seminario de preparación del curso escolar 2019- 2020 donde abordarán la superación metodológica de los docentes, el comportamiento de los claustros y el aseguramiento material en los centros educativos.

El Centro Mixto Ramón Ribalta, de Sitiecito servirá de sede a la capacitación donde habrá intercambios de experiencias sostenidos por Aylin Fabelo Ruiz, Teresa Alfonso Arango,  Yoandry Perulena Gómez y María Elena Farrés Mollinedo, de las escuelas, Agustín Bendamio, José de la Luz y Caballero, Manolo Garrido y de los 7 planteles rurales del territorio, quienes muestran en el actual período lectivo los mejores resultados en el trabajo.     

La labor en comisiones y la implementación de los planes de estudios que forman parte del tercer perfeccionamiento del sistema educacional figuran, entre otros aspectos, a valorar en el seminario de preparación para directores de escuelas de Sagua la Grande.

Sobre el tema, la ministra de Educación Ena Elsa Velázquez Cobiella, explicó en el programa televisivo de la Mesa Redonda (emisión 17 de junio de 2019), precisó que se trabaja intensamente en la preparación de directivos y maestros, así como en el alistamiento de los recursos materiales que deben respaldar el proceso educativo.

Según precisó, el ciento por ciento de los alumnos que terminan el noveno grado ya tiene asegurada la continuidad de estudios. El 42% irá al preuniversitario y el 58% a la enseñanza técnica profesional, donde se incluyen especialidades artísticas, del Ministerio de Salud Pública, de formación pedagógica, técnicos medios y obreros calificados.

Especial atención se brinda de manera permanente a la garantía de los maestros que se necesitan frente a las aulas. Hasta el momento, precisó, se ha asegurado el 94% de las plazas. El resto de las necesidades se cubren con maestros contratados, otros dedicados a la producción y los servicios, así como alumnos ayudantes de las universidades.

“Este año vamos contar con 5 mil 813 nuevos maestros, 4 mil 086 de las escuelas pedagógicas y mil 189 de las carreras universitarias de Pedagogía, los cuales se están ubicando fundamentalmente en las propias escuelas pedagógicas, en los IPVCE y en los preuniversitarios”.

Tendremos 538 egresados del curso de dos años, equivalente a lo que se denomina ciclo corto, además de 3 mil 810 estudiantes del último año de las carreras pedagógicas que también impartirán clases.

Para el próximo periodo, subrayó la Ministra, se contarán con 29 escuelas pedagógicas. Se incrementan dos nuevas: la tercera de Santiago de Cuba y la segunda de Mayabeque. “La matrícula, con más de 28 mil estudiantes, será superior al año anterior”.

En el caso de las carreras pedagógicas universitarias, comentó que se han otorgado 4 mil 421 plazas, número mayor en casi mil cupos a lo que se logró al año pasado.

Sobre la enseñanza técnica y profesional — que garantiza la fuerza calificada de nivel medio superior y obreros calificados — señaló que también ha estado preparándose y se han identificado 8 mil 323 aulas anexas, con más de 4 mil especialistas de la producción y los servicios que impartirán clases a los estudiantes.

Acerca de los recursos materiales, detalló Velázquez Cobiella que el Ministerio de Educación no está exento de las limitaciones económicas por las que atraviesa el país. “En ese sentido, se ha dado prioridad a adquirir aquellos renglones que no pueden faltar para iniciar el curso, como libretas, lápices, tizas, acuarelas, plastilinas, el módulo del maestro y el papel. Puede ser que algunos de estos no estén para el 2 de septiembre, pero hay garantía de que llegarán a las escuelas”.

En el caso de los libros de textos, hasta el momento se ha podido garantizar el 76 % del plan y quedan pendientes 17 cuadernos de trabajo, de los 52 que se producen en el país.

Desde el mes de abril, aclaró la titular, se han dado orientaciones para hacer uso de los inventarios que existen en almacenes de las escuelas, municipios y provincias. Se ha insistido también en la recogida de los libros que tienen los estudiantes en su poder. “Aunque no se cumpla el plan de producción, no debemos tener afectaciones sensibles”.

Agregó que el plan de reparaciones de este año comprende mil 493 instituciones educacionales y en la evaluación realizada al terminar el mes de mayo se constató que este proceso marcha bien.

“En el caso de La Habana, los 78 centros afectados por el tornado fueron recuperados y al terminar el año quedarán sin reparar en el país mil 078 escuelas, que son las evaluadas de regular y mal, las cuales representan el 10,45% de las más de 10 mil 700 con que cuenta Cuba.

En este tema se está poniendo mucho empeño por los gobiernos locales, consideró, a pesar de las limitaciones con recursos como carpintería, impermeable de techos y juegos de baño.

A la par, se proyecta una mejoría sustancial en la disponibilidad técnica de los televisores, pues se han adquirido más de 25 mil equipos híbridos, con pantalla plana de 32 pulgadas y se repararán alrededor de 34 mil que se encuentran rotos en las escuelas. En el caso de las computadoras no será igual la recuperación durante este curso.

APORTES DESDE LA INDUSTRIA CUBANA

Como parte de los esfuerzos que despliega el país, la industria cubana trabaja para garantizar uniformes, libretas, libros, colchones para los alumnos internos, almohadas, sábanas, fundas, toallas, frazadas de piso, productos de aseo, artículos deportivos, entre otros.

Así lo explicó Mirla Díaz Fonseca, vicepresidenta primera del Grupo Empresarial de la Industria Ligera, quien detalló que en el caso de las libretas escolares se recibió una demanda para el próximo curso de 32,7 millones, de las cuales se requieren unos 15 millones para el inicio del curso. Con ese fin, afirmó, estamos recibiendo el papel y tenemos ocho poligráficos en función de esa producción.

En tanto, la Industria Cubana del Mueble ha dedicado siete de sus unidades empresariales a la reparación del mobiliario escolar, del que se han recogido unos 29 mil muebles para su rescate y se ha empezado a entregar una cifra similar de nuevos.

Una mirada diferente requiere el tema de los uniformes, pues la industria pudo empezar a producirlos en el mes de mayo, fecha en la que en años anteriores ya se estaban poniendo a la venta.

De una demanda de 3,7 millones de prendas, informó la vicepresidenta primera, se tienen listas 1,5 millones a partir del uso del tejido que se encontraba en los almacenes del país y de las prendas que formaban parte de los inventarios. A partir de junio se pudo comenzar a trabajar con los tejidos que llegaron de importación. Para ello se han dispuesto 64 fábricas, que pueden llegar a 92, en 52 municipios con más de 5 mil trabajadores destinados a la producción de los uniformes escolares.

Acerca de la venta, precisó la viceministra del Comercio Interior, Nancy Valdés Jiménez, que este es un programa priorizado, con la complejidad de un producto que se caracteriza por tener diferentes tallas.

“En los últimos años hemos trabajado en perfeccionar el cálculo de la demanda que se presenta a la industria, porque la mayor insatisfacción es precisamente que el padre consiga la talla que requiere el estudiante”.

Explicó que en los grados iniciales de la primaria y quinto grado (porque cambia del short a la bermuda) se dan dos uniformes; en los grados continuantes se entrega uno, excepto en el preuniversitario, politécnico y tecnológico que no reciben uniformes en el último año.

La demanda del próximo curso, aseguró, fue respaldada en el Plan de la Economía y aunque ha tenido atraso se va a producir totalmente.

Explicó la viceministra que para garantizar que todos los estudiantes tengas sus uniformes al iniciar del curso, se han adoptado un grupo de medidas que incluye, primeramente, “la vinculación de las escuelas a los establecimientos minoritas, porque no es una adquisición libre en cualquier tienda, sino en la unidad comercial asignada a cada escuela”.

Además se ha ampliado la red comercial al ser menor el tiempo para la venta. Son mil 183 los establecimientos que van a comercializar el uniforme escolar en todo el país y se extenderá el horario de atención, incluyendo los domingos, hasta el mes de septiembre.

Asimismo, se han determinado dos etapas: en una primera comprarán dos uniformes los grados prescolar y quinto de primaria, séptimo grado de secundaria básica, décimo grado de preuniversitario y el primer año de pedagógico y politécnico; para la segunda, lo harán los grados continuantes de primaria y segundo año de preuniversitario, politécnico y pedagógico.

“En el completamiento de los uniformes están priorizados el municipio de Isla de la Juventud, las zonas de difícil acceso y el Plan Turquino. Los territorios que hoy tienen menor completamiento son La Habana, Santiago de Cuba, Granma y Matanzas”.

Las fechas de inicio de la venta se darán a conocer próximamente y se han establecidos canales para que la población manifieste dudas, sugerencias o problemas. Entre ellos, los teléfonos 7 8683536 y 7 868 3549, el correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. y la cuenta en Twitter @MincinCuba.

Al respecto, la ministra de Educación informó que los bonos para adquirir las prendas escolares serán entregados en las escuelas a los estudiantes a partir del primero de julio.

Además hizo un llamado a la cooperación de la familia para todo salga adecuadamente, al tiempo que los directivos del sector revisan los listados, hacen las conciliaciones exactas de los estudiantes que deben comprar en cada tienda y planifican reuniones con los padres para explicar cómo se desarrollará ese proceso.

/Con información de Mesa Redonda: http://mesaredonda.cubadebate.cu/mesa-redonda/2019/06/18/cuba-afina-detalles-para-el-curso-escolar-2019-2020-video/

{jcomments on}