Hasta primera y 222, en el consejo popular capitalino de Jaimanitas, y una de las zonas afectadas por el huracán Irma en La Habana, llegó este sábado el director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley, luego de reunirse con el primer vicepresidente cubano, Miguel Díaz-Canel, así como con otras de las principales autoridades del gobierno.

«Aun en las peores circunstancias, he podido ver a personas maravillosas», dijo Beasley, quien en su recorrido anunció que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) lanza una operación de 5,7 millones de dólares, que permitirán complementar durante cuatro meses las necesidades alimentarias de 664 000 personas en las zonas afectadas por el evento meteorológico.

Esta operación de asistencia alimentaria forma parte de la respuesta del PMA, y de la respuesta coordinada del Sistema de Naciones Unidas en Cuba, al impacto del que se considera como uno de los mayores huracanes registrados en el Atlántico, y de acuerdo con el comunicado iniciará de manera inmediata con la distribución gratuita de una ración de arroz y frijoles en las zonas de mayor prioridad.

Asimismo, el director Ejecutivo del PMA anunció que gracias al trabajo previo del PMA en la Isla, ya se dispone en Cuba de 1 606 toneladas métricas de alimentos, y que se ha dispuesto de 1,5 millones de dólares de su fondo de emergencias para comprar alimentos adicionales.

Ello, dijo, permitirá abordar las necesidades primarias de las comunidades, a medida que se evalúan por parte de las autoridades, las necesidades de alimentos, casas, entre otros recursos.

«Es realmente impresionante lo que el pueblo cubano en momentos como este hace, pues estamos hablando de la devastación de miles de hogares, escuelas, hospitales e instalaciones eléctricas, y con todo este daño, puede verse que las personas están reconstruyendo», expresó Beasley, al constatar los estragos que la fuerza del mar causó en algunas de las viviendas de esta localidad, destruyendo prácticamente todo a su paso, y arrastrando enormes volúmenes de piedras y arena.

 

Director Ejecutivo del PMA comparte con Celestino, uno de los vecinos más afectados por el huracán Irma en Jaimanitas. Foto: Lisandra Fariñas Acosta

Justamente, desde las afueras de la casa de Celestino, uno de los vecinos más afectados, y donde la inundación costera alcanzó los dos metros de altura, el funcionario de Naciones Unidas manifestó que «la magnitud de la devastación provocada por el huracán en los 800 kilómetros de costa en los cuales impactó, requiere que trabajemos juntos para asegurar una recuperación inmediata y que las personas vuelvan a disponer de agua, alimentos, techos, y que la economía vuelva a restablecerse», refirió.

«Estoy aquí en nombre de las Naciones Unidas para observar, trabajar y ver con las autoridades cubanas cómo podemos cooperar», señaló Beasley, al tiempo que aseguró que «si no hubiera sido por el trabajo del gobierno cubano con las personas, el impacto de Irma hubiese sido mucho peor».

El PMA está comprometido con las personas afectadas por el huracán Irma en Cuba y listo para apoyar al gobierno cubano en sus esfuerzos de recuperación, declaró el Director Ejecutivo.

Asimismo, explicó que la agencia está movilizando fondos para completar el monto total previsto por la operación y extender ese apoyo durante un periodo de cuatro meses, donde el énfasis estaría en la ayuda a niños y niñas en escuelas primarias internas y semi-internas, niños y niñas menores de cinco años, personas mayores de 65 años, embarazadas y madres que dan de lactar.

Beasley mencionó que fue Gobernador del Estado de Carolina del Sur, en los Estados Unidos, entre los años 1995 y 1999, donde tuvo que hacer frente a diversas situaciones de crisis, y evacuar a millones de personas. «Así que comprendo la tragedia que sucedió, nunca había visto algo así antes».

«Hace cuarenta o cincuenta años los huracanes eran menos frecuentes y severos. Estamos viendo un patrón de cambio, y esperamos trabajar con las autoridades cubanas para estar mejor preparados para el futuro, y no solo en Cuba sino también en todas las islas del Caribe» subrayó.

«Con el paso de Irma, unas 60 000 hectáreas de tierra han sido muy afectadas, las plantaciones de plátano, maíz, arroz entre otros muchos cultivos; por lo cual una de las preguntas importantes en esta evaluación de daños es el nivel de salinización que afecte en esta temporada agrícola. Con nuestro trabajo conjunto hay que pensar en una cooperación a largo plazo debido al cambio climático, y sabemos que las autoridades cubanas están muy comprometidas en buscar soluciones», agregó el Director Ejecutivo del PMA.

Señaló además que el PMA ha estado trabajando en situaciones de emergencia en todo el mundo, y en Cuba el caso más reciente fue tras el paso del huracán Matthew, por el oriente del país.

Al final del recorrido, en un breve intercambio con Celestino, y constatando los destrozos que el mar ocasionó a su casa, Beasley dijo a la prensa: «Mientras estamos aquí, Celestino nos pide que cada uno coja una piedra y la arroje al océano. Miren la sonrisa en su rostro, no perdió a nadie de su familia, tiene esa bendición a pesar de las tragedias. Estas son personas buenas, y un huracán no va a derrotarlas».

Tomado de Granma http://www.granma.cu/cuba/2017-09-16/pma-inicia-operacion-de-57-millones-de-dolares-para-damnificados-por-huracan-irma-en-cuba-16-09-2017-18-09-53